Payaso

-Es suficiente, gracias. Un taxi lo llevará.

Y recojo corriendo, con una velocidad inusitada; como si mi pellejo quisiera huir de mi cuerpo y el corazón lo ayudara.

En la puerta espero hecho un ovillo, y aunque llovizna no tengo ya nada de frío. Cojo un espejo de bolsillo y con toallitas borro lo que me quedaba de dignidad. Tiro la nariz a un lado de la puerta y cae como un corazón roto. Esperando entre hipidos que un coral con ruedas me rescate.

Extraído del relato “Payaso”, del libro “Soledad Acompañada”, de A. B. Durán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s