Playa

Se despierta escupiendo arena y se sienta a recomponer la cabeza, que parece centrifugar dentro de esas cuatro paredes de hueso. Le duele hacer ese esfuerzo y se rinde. Mira a los lados y ve la playa desierta salvo por animales marinos. Las olas lo invitan a meditar con ese ir y venir, pero él no cree en la introspección y piensa que esas cosas no son más que postureos para ligar con las mujeres, más sensibles y vulnerables a la superchería. Así con un ohm editado con forma de eructo quiere dar por finalizada esa vista al mar y todos sus viscosos bichos de dentro. A él que le pongan parqué para andar, que para hundirse ya se basta él solo sin necesidad de tierra.

Extraído del relato “Playa”, del libro “Soledad Acompañada”, de A. B. Durán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s