Halloween

Es fría la tarde, más de lo que cree. Y agradece la longitud de sus mangas. Alrededor se ven grupos de padres y niños que chillan sobreexcitados por los monstruos o el azúcar. Calabazas lo miran con una mueca entre aterrorizadas y sorprendidas, y las farolas lucen con más fuerza porque hoy sus claroscuros son protagonistas. Los timbres suenan y algunas puertas se abren. Nadie desconfía de ese desfile de bestias. Y él se une a las alimañas siendo uno con la masa. Sorprendido, lo conminan a correr con los demás y a quemar las campanillas. Y todos giran y ríen y gritan y vuelve a comenzar. Un ciclo de la vida monstruoso.

Extraído del relato “Halloween”, del libro “Soledad Acompañada”, de A. B. Durán.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s